Soy periodista. Eso, creo, significa acercar historias a la gente.
Si las de este blog te gustan, te invito a conocer la gran historia que he contado
: La mirada. Un viaje al corazón marroquí.

30 mar. 2012

#laRevolucióndelos99días

@adolfo_mg
22 de diciembre de 2011: Mariano Rajoy, con una mayoría absoluta a sus espaldas, nombra a los ministros de su Gobierno. Sólo ha necesitado 99 días para despertar a la Izquierda: Dos varapalos electorales en su aspiración por el poder absoluto y una jornada de huelga general que ha finalizado con manifestaciones multitudinarias, que ha logrado que muchos corazones retomaran el pulso. Un latir ya conocido: el alma del 15M.

Y es que, ya se sabe, la primavera, la sangre altera. Estos 99 días de invierno han sido duros: Las conciencias han invernado, sometidas a la crudeza de la realidad, a los anhelos de cambio (algunos aún dan credibilidad a las campañas electorales) y a una espectación bien anestesiada por el monopolio mediático. Pero, ahora, the winter is leaving, y se ha dado el pistoletazo de salida a 99 días primaverales: ¿Cómo estaremos para el 7 de julio? No está confirmado que el encierro sea limpio, rápido y sin incidentes.

El Gobierno Rajoy lo tiene claro: las reformas (contrarreformas, siendo precisos) deben hacerse, cuanto antes, mejor. Y es que, si en poco más de un año Europa fuese liderada por François Hollande y la oposición a Merkel, las justificaciones a estos recortes brutales perderían la poderosa coartada conocida como "Bruselas".

La guerra de cifras del 29M es secundaria, lo real es que una parte importante de la ciudadanía ha vuelto a comprobar que no están solos o solas pensando que esto "no es una crisis, es una estafa". The winter is leaving.

Rajoy ha activado a la Izquierda en 99 días. Una Izquierda que se cita nuevamente esta primavera para revivir el sueño de cambio real. Y lo hará sumando: Nadie de los que acudieron al 15M fallará este año; en tanto sí se añadirán unas clases medias que verán el fuego a sus pies desde que se anuncien los Presupuestos Generales del Estado. Hoy.

7 mar. 2012

Reduciendo plantilla y tirando de agencia: el nuevo poder de EFE

Una vez más, el Partido Popular demuestra una astucia digna de mención (y de temor) para con los medios de comunicación. José Antonio Vera, director de "La Razón" entre 2000 y 20005 y autor de declaraciones recientes tan poco templadas como éstas, será el nuevo presidente de EFE, la agencia pública de noticias. En los tiempos que corren, este nombramiento es, si cabe, más importante que en anteriores ocasiones. Y es que, en plena crisis ya no sólo económica, sino del modelo en sí, los medios de comunicación están reduciendo los profesionales de las redacciones brutalmente (tras la construcción, el periodismo se confirma como el segundo sector más perjudicado con la crisis). Y es aquí cuando acumulan poder las agencias de prensa: la frenética actualidad diaria no entiende de redacciones desérticas, por lo que empieza a ser escandaloso el uso de las agencias de prensa como fuente. Así, podemos introducir en Google varios términos para buscar una noticia y nos encontraremos con una ristra de titulares muy similares que, al ir a la fuente, corroboran una idéntica procedencia: agencia de prensa. EFE, principalmente.

El "pensamiento único" ha ganado un sector más y, en este caso, de mucha más relevancia de la que se pueda presuponer. ¿Cuántos redactores y redactoras les sobrarán ahora a determinados medios sabiendo que la información de EFE vendrá ya con el discurso oficial en formato de teletipo? Desgraciadamente, muchos. La sangría no cesa.

Con el nombramiento de José Antonio Vera, el Gobierno Rajoy sigue devolviendo los favores mediáticos recibidos desde hace años. Otro de los apoyos compensados recientemente ha sido para "El Mundo": la reapertura (judicial y mediática) de la teoría de la conspiración del 11-M que, especialmente el diario de Pedro J. Ramírez, ha mantenido durante los últimos ocho años.

Ahora queda la guinda del pastel: la radio televisión pública. Un ente que actualmente es motivo de orgullo de gran parte de la ciudadanía, con sucesivos liderezgos tanto en la programación general como, especialmente, en los servicios informativos. Hoy mismo, el ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, criticaba en sede parlamentaria al ente público por su información en el Telediario sobre el relevo en la cúpula de la Oficina Nacional de Investigación del Fraude. ¿La televisión pública que quiere el responsable de Administraciones Públicas es una en la que ni se mente este polémico cambio que deja de 'número dos' a Pilar Valiente, exdirectora de la CNMV durante el escándalo Gescartera?

¿Qué medio afín recibirá sus favores mediáticos con la joya de la corona?

En este debastador proceso de recortes de Derechos (Sanidad, Educación, Servicios Sociales...) no deberíamos infravalorar que una sociedad sin medios de comunicación dignos es menos libre. El PP no lo infravalora.