Soy periodista. Eso, creo, significa acercar historias a la gente.
Si las de este blog te gustan, te invito a conocer la gran historia que he contado
: La mirada. Un viaje al corazón marroquí.

15 ene. 2013

El tren de las luces y las sombras


“Prosperidad”, susurró mientras su mirada desahuciada observaba el letrero de la estación. Las puertas se cerraron; él no se giró. Tras el cristal, el túnel mostró tenebrosidad. De repente, luz: las puertas no se abrieron; él no se giró. El trayecto continuó según su trazo, con el ruido propio de la velocidad ensordeciendo sus pensamientos. Luces y sombras, minutero y segundero vital, se sucedían.

“Se le ha caído”, informó una cálida voz femenina a su espalda ofreciéndole su propio currículum. Silencio tenue por respuesta. “Esperanza. Yo me bajo aquí”, anunció ella después. Ambos cruzaron el umbral. Él ya sonreía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada