Soy periodista. Eso, creo, significa acercar historias a la gente.
Si las de este blog te gustan, te invito a conocer la gran historia que he contado
: La mirada. Un viaje al corazón marroquí.

23 feb. 2011

¿Y qué pensará un libio hoy?

Escribo estas líneas mientas, de fondo, oigo el demente discurso de Gadafi. Y me surge una pregunta: ¿qué estará pasando por la cabeza de un ciudadano libio al escucharlo? Y es que, a diferencia casi todos los países africanos, la mayor preocupación del libio no es -estrictamente hablando (y pidiendo disculpas por adelantado:generalizar nunca es justo)- tener un plato de arroz que llevarse a la boca (Libia es el país africano con mayor PIB nominal per cápita, más alto grado de 'índice de desarrollo humano' y mayor esperanza de vida).



Imagino que escuchar a un enajenado líder perenne (o eso cree él) realizar un llamamiento -entre otras muchas barbaridades- a que mates a tus conciudadanos en una sangrienta guerra civil (con la ayuda, eso sí, de mercenarios), o incitar a que unos vecinos -con brazalete verde- acaben con otros -ratas drogadas y borrachas-, mientras miras por la ventana y ves aviones de combate de tu propia 'patria' sobrevolar tu ciudad bombardeando la casa de tus hermanos debe provocar una sensación imposible de describir.

Quizá, ese ciudadano libio, está esperando a que esa palabra -tan 'sobada' como vacía de contenido- que ha oído durnate años y por la que ahora está dispuesto a morir, sea defendida por los adalides de la democracia de una forma real. Que se olviden de posiciones geoestratégicas, de petróleo, de declaraciones livianas y que solucionen la catastrofe: de entre los centenares de cerebros a los que se les paga para que busquen 'soluciones' al mundo, ¿habrá alguno que tenga una idea para que la llamada 'comunidad internacional' evite un genocidio anunciado con premetidación y alevosía? Digo yo que habrá... e imagino que el ciudadano libio también pensará que sí. Tenemos una responsabilidad. Todos.

La diferencia entre una democracia y una dictadura consiste en que en la democracia puedes votar antes de obedecer las ordenes.
Charles Bukowski

4 comentarios:

  1. Reitero que Mohamed Bouazizi debe de estar flipando berberechos allà donde quiera que esté.

    P.D Te sigo de cerca, querido ;)

    ResponderEliminar
  2. Para mí que el ciudadano libio medio lo que debe pensar es "¿Y los que nos van a sacar de ésta son los que hace unos años le pusieron una jaima a Gadafi en La Moncloa y le permitieron hacer de su capa un sayo durante años?"
    El ciudadano libio medio lo tiene crudo, amigo.

    ResponderEliminar
  3. Gracias Carol.
    Todos los ciudadanos medios lo tenemos crudo, los libios más, está claro. Y por supuesto que no creo que confíe mucho en los que le dejan poner la jaima eviten el genocidio.

    ResponderEliminar
  4. Viendo la que se está liando en el mundo árabe, parece que Gadafi ha decidido liarla parda. Tiene claro que si no ataca con todo se lo comen. Creo que va a caer tarde o temprano, lo triste será la ristra de cadáveres que conduzcan a esa meta...

    ResponderEliminar