Soy periodista. Eso, creo, significa acercar historias a la gente.
Si las de este blog te gustan, te invito a conocer la gran historia que he contado
: La mirada. Un viaje al corazón marroquí.

21 may. 2011

Las doce campanadas de la dignidad (día IV)

España reflexiona. Pero de verdad, no por la obligación del calendario electoral. En todas las casas, calles y plazas del país, los ciudadanos charlan estos días sobre el estado de las cosas, sus causas y sus posibles soluciones. Hacía falta. El debate es el kilómetro 0 de la libertad.
En el lugar que otrora ocupaba el mítico cartel de 'Tío Pepe' (y en el que próximamente veremos 'Apple'), una pancarta reza 'El conocimiento nos hace responsables'. ¡Olé! Es cierto, somos una generación que ha tenido el privilegio de poder estudiar, viajar y conocer la Historia: teníamos la responsabilidad de indignarnos.
El que fuera símbolo de Sol con el 'Tío Pepe' es ahora un muro de reivindicaciones.
Durante todo el viernes, la multitud que paseaba por la Plaza Solución y sus alrededores iba creciendo con el paso de las horas. Por la tarde, una marea humana anegaba el corazón de la revolución social, curioseando y comentando orgullosa lo que veía: "¡Una asamblea para decidir! ¡Nunca lo había visto!", exponía una mujer sexagenaria a su compañera mientras escuchaban las propuestas individuales que hacían los indignados en el "Grupo de trabajo de economía". ¡Y decían que la economía no interesa a la ciudadanía!
Un veterano ciudadano expone sus ideas económicas ante la admiración de los jóvenes.
A partir de las ocho de la tarde, en Sol no cabía un alma. Con la ilusión y la esperanza tirando de unas gargantas que empiezan a estar afónicas, decenas de miles de personas volvían a pedir una política social. Como es habitual, fueron los políticos y banqueros a los que más les tuvieron que pitar los oídos. Pero, como muy bien expone Stéphane Hessel en su ¡Indignaos!, hay un sector que también nos debe hacer reflexionar: los medios de comunicación que fomentan la somnolencia cognitiva. Por ello debo reconocer que alcancé mi particular clímax cuando, a las 21h30, la periodista de Telecinco no podía prácticamente hablar en su conexión en directo ya que centenares de gargantas clamaban "¡Menos Salsa Rosa y más educación!"
Un joven observa con atención los dibujos realizados por los niñ@s en la guardería de la 'Ciudad Sol'.

Viernes noche: fiesta... de la democracia

Todavía faltaban horas para la medianoche, pero nadie se movió de Sol. Nadie quería dejar de ser "ilegal". Entre cánticos y charlas, pasaban los minutos hasta que, a las 23h45, un minuto de silecio precedió al grito mudo global. Tras ello, los manifestantes siguieron demostrando que, con creatividad, se pueden organizar a miles de personas en apenas unos minutos. Así, se empezó a corear "a las doce, una sentada". Cuando las dos manecillas del reloj de la Puerta del Sol señalaban al cielo de Madrid, la plaza, ya en el suelo, se encontraba en un silencio que erizaba el vello. Una a una, las doce campanadas nos acercaban al anacrónico día de reflexión y, con ello, a la ilegalidad jurídica de la libertad de expresión. Precisamente por esto, cuando replicó la última campanada, la plaza estalló en un una explosión de eufórica dignidad: "¡La voz del pueblo no es ilegal!"
La horizontalidad del movimiento, clave de su éxito.
Luego llegó la noche del viernes. Pero lo que hasta hace menos de una semana se hubiera convertido en un macrobotellón, se transformó en grupos de amigos conversando, agua en mano, sobre cómo funciona la tan importante como desconocida Ley D'Hont, o la fiscalidad progresiva. Las horas pasaban y, mientras la fatiga de los días hacía mella en algunos, otros continuaban con la auténtica fiesta de la democracia. A los que se iban a descansar a sus casas era fácil despedirlos con la frase de cada noche: "Hasta mañana".
Dicen que el amor logra lo imposible.
A pocas horas de la jornada electoral, toda España y buena parte de las ciudades más importantes del mundo -desde Bogotá a Tokio, pasando por las capitales europeas-, se solidarizan con los valores e ideales de un movimiento que pide, entre otras acciones, que se reforme la Ley Electoral. Tras escuchar el Telediario hoy me he dado cuenta de que tan difícil no será, ya se ha modificado recientemente: ahora podemos introducir nosotros mismos la papeleta en la urna. ¡Yuju! ¡Qué avances nos regalan los políticos!

El hombre nace libre, responsable y sin excusas.
Jean Paul Sartre

3 comentarios:

  1. Me hace llorar, leer esto, pero son lagrimas de alegría y sentimientos encontrados, de lucha y reivindicación. Tus palabras me trasladan a la Plaza Solución, y me emociona. Acá en Bogotá, solo nos queda protestar unas 50 perosnas frente a nuestra embajada... Mñna tenemos manifestacion, con paella de por medio, a las 11h (18h en España), estamos con vosotros, y desde la distancia os digo: Podemos amigos!! Tenemos el poder!!

    ResponderEliminar
  2. Compendio web sobre #spanishrevolution (la monarquía ante al abismo, la Qasba, hartos de estafas y de impunidad, TODO EL PODER A LAS ASAMBLEAS, yo también desobedezco, en Europa prende la llama, ¡liberad la América oprimida!, los argumentos críticos, los infiltrados de La Contra, etc). Ver en:

    http://aims.selfip.org/spanish_revolution.htm

    ResponderEliminar
  3. Me emociona tu mensaje Víctor. solo una cosa, ni se te ocurra decir "solo podemos juntarnos 50...". Es de todos, y nadie es más o menos importante, sean 50 o 50.000, estén en Bogotá o en Sol. La verdad, te hecho de menos para poder comentar estas vivencias difíciles de explicar.

    ResponderEliminar