Soy periodista. Eso, creo, significa acercar historias a la gente.
Si las de este blog te gustan, te invito a conocer la gran historia que he contado
: La mirada. Un viaje al corazón marroquí.

18 may. 2011

Sol en la oscuridad (día I)

Ya está. La generación más preparada de la historia de España por fin ha logrado desperezarse y hacerse oír, mostrando al país (y al mundo) unas exigencias que cualquier persona humilde, honrada y humana comparte. Y se ha hecho con inteligencia, en el único momento en el que el sistema político mira -un poco, sin excesos- más allá de su ombligo: la campaña electoral.
Manos arriba ante el "atraco" al que nos están sometiendo.
Pero, sobre todo, se ha hecho con espontaneidad: la concentración convocada en la misma mañana del martes corrió como la pólvora (ya prendida, con el violento desalojo policial del campamento de Sol) por las redes sociales y, una vez ya ubicados en la Tahrir española, solo hubo que preguntar en asamblea: ¿Nos vamos o nos quedamos? Así, centenares de personas, impulsadas por el orgullo colectivo de lo logrado y por el primer atisbo de optimismo visible en años, decidieron permanecer en el que es ya el icono de la revolución española -como la definen los medios internacionales-: Sol.
Si no te consigue estimular luchar por ti, al menos hazlo por tus hijos.
La sociedad quiere una política real, no la democracia entendida como gastarse un presupuesto millonario en publicidad electoral (paradójicamente, sin contenido político alguno) inundando las calles de toda España merced al dinero logrado, entre otros, a través de corruptelas intolerables. Quiere frenar la estrategia neocapitalista de crear una crisis global que solucionarán posteriormente con recortes en el Estado de Bienestar que tanto costó lograr en la segunda mitad del s.XX. Quiere unos medios de comunicación que trabajen al servicio del interés público, reforzando unos derechos intocables, en lugar del infoentretenimiento que adormece conciencias. La sociedad quiere esto, y no lo tiene -ni se atisba-: por eso está indignada.
Telemadrid, claro ejemplo de la indignación ciudadana.
Y lo quiere, con propuestas. Y las tiene. Porque los dueños del sistema se equivocan en un paradigma básico: la gente no es tonta. Esta generación ha estudiado, ha leído, ha viajado, conoce su Historia. Y tiene su herramienta de difusión y contacto: ha crecido con internet, que es quien les permitirá crear, independiente y democráticamente. Stéphane Hessel finaliza su ¡Indignaos! con la clave: "Crear es resistir. Resistir es crear".
¿Necesitamos tanto consumismo o nos lo hacen necesitar?
La democracia 2.0 ya está aquí (mi arriesgada apuesta: en las elecciones generales de 2012 ya habrá, al menos, un "diputado 2.0"). En un mundo en el que todo se transforma a una velocidad vertiginosa, la sociedad ha despertado y tiene un objetivo. Y para lograrlo, dispone de iconos básicos. Existe un texto escrito que es una referencia a nivel europeo (¡Indignaos!); existe un lugar físico impecablemente pensado como símbolo (la Puerta del Sol); existen medios de comunicación creados por y para indignados (periodismohumano.com, por citar uno de los más relevantes); existen intelectuales progresistas que ya han comprendido el poder de las redes sociales (el lunes, por ejemplo, Carlos Carnicero hizo un maravilloso discurso al respecto); y existe, principalmente, un sentimiendo de solidaridad del que los españoles siempre hemos hecho gala, y que ahora debe surgir con más fuerza que nunca: ésta es la revolución de todxs y para todxs.
Asamblea, a las cuatro de la madrugada, en Sol.

"Esto es solo el principio"

Tras la multitudinaria concentración vespertina, ya con la luna llena alumbrando, la acampada de Sol se convirtió en una gran asamblea democrática. Sentados sobre una extensa alfombra de cartones, algunos narraban en reducidos círculos sus dramáticas experiencias laborales, mientras en otros grupos se formaban debates más que interesantes sobre pasado, presente y futuro. Por otra parte, organizados con una coordinación impropia de la espontaneidad, centenares de jóvenes se iban dividiendo en comisiones, para buscar la máxima eficiencia en las acciones (encargados de la alimentación, las infraestructuras, la comunicación o la acción, entre otras). Así, tras el trabajo de cada ministerio, los portavoces exponían sus avances y sometían a votación asamblearia las decisiones a tomar en un futuro que, ahora sí, avanza rápido.
"Crear es resisitr. Resistir es crear."
Con el civismo como bandera, buscando mostrar la verdadera cara de una generación que se lo empieza a creer, no cabían en la plaza ni violencia (siquiera respondiendo a hipotéticas provocaciones policiales) ni botellón. Se estaba escribiendo la Historia. Así es más fácil conciliar el sueño.
Durmiendo en Sol, tras una dura e histórica jornada.
Pero el Movimiento 15-M no ha hecho más que arrancar. De momento, a las 20h00, todos los días, España entera deberá tomar pacíficamente las plazas de unas ciudades que son nuestras. 

Cuando el pueblo se rebela no sabemos cómo podrá volver a la calma, y cuando está tranquilo no comprendemos cómo pueden sobrevenir las revoluciones.
Jean de la Bruyère


Actualización 24/01/2012: añado al post, escrito durante la mañana siguiente, un vídeo en el que se puede ver el ambiente de aquella noche. El autor no podía ser otro que el referente periodístico del 15M, Juan Luis Sánchez (@juanlusanchez).


2 comentarios:

  1. Me ha encantado tu relato, Fito. Ojalá pudiera estar allí y ojalá vuestra lucha sirva para algo.
    Ánimo!

    ResponderEliminar
  2. Hola!! gracias Carolain. ya imagino que te encantaría estar aquí, por primera vez los españoles damos un ejemplo digno!
    gracias por los ánimos, la gente está a tope, así que veremos qué ocurre aquí.
    ah, y respondiendo a tu otro comentario. Yo, personalmente, sí voy a votar.

    ResponderEliminar