Soy periodista. Eso, creo, significa acercar historias a la gente.
Si las de este blog te gustan, te invito a conocer la gran historia que he contado
: La mirada. Un viaje al corazón marroquí.

22 may. 2011

Echando la vista atrás... cinco días (día V)

Aprovechando la tarde del domingo para, gracias a internet, leer, escuchar y emocionarme con recuerdos recientes que se han clavado en nuestra memoria colectiva para toda la vida, volvía a reproducir los fragmentos de la tertulia en RNE del pasado martes -antes, por tanto, de la primera gran concentración de la semana-: buen ejemplo para echar la vista atrás -apenas unos días- y corroborar que, por un lado, al Sistema le ha cogido totalmente por sorpresa la #spanishrevolution y, por otro, que, como hace Cristina en su intervención en RNE, la gente tenía muy claro lo que se demandaba desde un principio.
Es un domingo extraño. Haces balance de la semana con la euforia como única resaca del la noche del sábado y esperas, en esperanzadora calma (lo reconozco: no me da para nada igual que Esperanza Aguirre sea la dueña de Madrid durante doce años), comprobar en las urnas cuál ha sido el impacto a corto plazo de un movimiento que ya se ha ganado el corazón (no sabemos si el voto) de buena parte de los españoles.
El sonar de las llaves, icono de las concentraciones de la #spanishrevolution
Lo único claro, ocurra lo que ocurra en las elecciones más políticas (al menos, en la segunda semana de campaña; la primera transcurrió con el y tú más habitual) que recuerdo, es que el movimiento es imparable y no se va a detener ahora. El debate ya está en la calle, y se asienta en unos medios en los que ahora se habla de los temas que realmente preocupan a la ciudadanía. Ya hay una concrección de las ideas del movimiento, con unas propuestas aprobadas por la Asamblea, merced al gran trabajo de muchos brillantes cerebros (de esos que solo valen para ganar 800 euros de sueldo en su trabajo). También hay de algunas propuestas específicas de personas con peso, como Ignacio Escolar, ya circulan por las autopistas por la red.
Muchas son las cosas que debemos celebrar.
Hoy, Sol sigue alumbrando al mundo con la misma fuerza tras un multitudinario fin de semana en el que, definitivamente, otros perfiles sociales han interiorizado (in situ es cuando se consigue) el espíritu del movimiento. Han podido disfrutar de la experiencia que supone adentrarse en el emotivo universo de lo (hasta ahora) desconocido.

La audacia sin juicio es peligrosa, y el juicio sin audacia, inútil.
Gustave Le Bon.

21 may. 2011

Las doce campanadas de la dignidad (día IV)

España reflexiona. Pero de verdad, no por la obligación del calendario electoral. En todas las casas, calles y plazas del país, los ciudadanos charlan estos días sobre el estado de las cosas, sus causas y sus posibles soluciones. Hacía falta. El debate es el kilómetro 0 de la libertad.
En el lugar que otrora ocupaba el mítico cartel de 'Tío Pepe' (y en el que próximamente veremos 'Apple'), una pancarta reza 'El conocimiento nos hace responsables'. ¡Olé! Es cierto, somos una generación que ha tenido el privilegio de poder estudiar, viajar y conocer la Historia: teníamos la responsabilidad de indignarnos.
El que fuera símbolo de Sol con el 'Tío Pepe' es ahora un muro de reivindicaciones.
Durante todo el viernes, la multitud que paseaba por la Plaza Solución y sus alrededores iba creciendo con el paso de las horas. Por la tarde, una marea humana anegaba el corazón de la revolución social, curioseando y comentando orgullosa lo que veía: "¡Una asamblea para decidir! ¡Nunca lo había visto!", exponía una mujer sexagenaria a su compañera mientras escuchaban las propuestas individuales que hacían los indignados en el "Grupo de trabajo de economía". ¡Y decían que la economía no interesa a la ciudadanía!
Un veterano ciudadano expone sus ideas económicas ante la admiración de los jóvenes.
A partir de las ocho de la tarde, en Sol no cabía un alma. Con la ilusión y la esperanza tirando de unas gargantas que empiezan a estar afónicas, decenas de miles de personas volvían a pedir una política social. Como es habitual, fueron los políticos y banqueros a los que más les tuvieron que pitar los oídos. Pero, como muy bien expone Stéphane Hessel en su ¡Indignaos!, hay un sector que también nos debe hacer reflexionar: los medios de comunicación que fomentan la somnolencia cognitiva. Por ello debo reconocer que alcancé mi particular clímax cuando, a las 21h30, la periodista de Telecinco no podía prácticamente hablar en su conexión en directo ya que centenares de gargantas clamaban "¡Menos Salsa Rosa y más educación!"
Un joven observa con atención los dibujos realizados por los niñ@s en la guardería de la 'Ciudad Sol'.

Viernes noche: fiesta... de la democracia

Todavía faltaban horas para la medianoche, pero nadie se movió de Sol. Nadie quería dejar de ser "ilegal". Entre cánticos y charlas, pasaban los minutos hasta que, a las 23h45, un minuto de silecio precedió al grito mudo global. Tras ello, los manifestantes siguieron demostrando que, con creatividad, se pueden organizar a miles de personas en apenas unos minutos. Así, se empezó a corear "a las doce, una sentada". Cuando las dos manecillas del reloj de la Puerta del Sol señalaban al cielo de Madrid, la plaza, ya en el suelo, se encontraba en un silencio que erizaba el vello. Una a una, las doce campanadas nos acercaban al anacrónico día de reflexión y, con ello, a la ilegalidad jurídica de la libertad de expresión. Precisamente por esto, cuando replicó la última campanada, la plaza estalló en un una explosión de eufórica dignidad: "¡La voz del pueblo no es ilegal!"
La horizontalidad del movimiento, clave de su éxito.
Luego llegó la noche del viernes. Pero lo que hasta hace menos de una semana se hubiera convertido en un macrobotellón, se transformó en grupos de amigos conversando, agua en mano, sobre cómo funciona la tan importante como desconocida Ley D'Hont, o la fiscalidad progresiva. Las horas pasaban y, mientras la fatiga de los días hacía mella en algunos, otros continuaban con la auténtica fiesta de la democracia. A los que se iban a descansar a sus casas era fácil despedirlos con la frase de cada noche: "Hasta mañana".
Dicen que el amor logra lo imposible.
A pocas horas de la jornada electoral, toda España y buena parte de las ciudades más importantes del mundo -desde Bogotá a Tokio, pasando por las capitales europeas-, se solidarizan con los valores e ideales de un movimiento que pide, entre otras acciones, que se reforme la Ley Electoral. Tras escuchar el Telediario hoy me he dado cuenta de que tan difícil no será, ya se ha modificado recientemente: ahora podemos introducir nosotros mismos la papeleta en la urna. ¡Yuju! ¡Qué avances nos regalan los políticos!

El hombre nace libre, responsable y sin excusas.
Jean Paul Sartre

20 may. 2011

La deidad del Sol (día III)

Arde Sol. El dios de mileniarias culturas alrededor del planeta es ahora el corazón político del mundo durante tres días. Y no para de recibir indignados. Siempre con más ciudadanos que ayer, pero menos que mañana, 'Ciudad Sol' se ha organizado de forma inimaginable en poco más de cincuenta horas. No falta agua, comida, mantas o medicamentos para nadie; en zonas delimitadas por pasillos para moverse, las tiendas de campaña colorean la plaza y construyen la ciudad; los comités (ahora también hay 'grupos de trabajo') van cogiendo forma y concrección en las ideas mientras mejoran la coordinación entre ellos: el ágora está listo para servir de ejemplo al mundo.
Un futuro digno es el destino.
El jueves por la noche llegó la noticia de que la Junta Electoral Central prohibía las acampadas. Es un claro ejemplo de la corrupción institucional que se está denunciando: por tan solo un voto, los ponentes conservadores han logrado sacar adelante un fallo que -dándole muchas vueltas- puede ser legal en las formas, pero inmoral en el fondo: tan habituales en estos días, ¿dónde están las encuestas para ver qué porcentaje de la población apoya las reivindicaciones de los indignados? El pueblo -cada día más numeroso, a la espera de la llegada del tiempo libre que da el fin de semana-, con el convencimiento de su legitimidad para expresarse, volvió a mostrar su irritación durante horas. Es imparable.
La revolución 2.0
Luego, cuando cae la noche, los violines suenan en un lado de la ciudad, mientras en otra zona la alegría se expresa a ritmo de batucada. A través de los altavoces, se escucha el manifiesto en ruso, bengalí o flamenco, mientras se recuerda con cánticos a algunos despistados que "esto es la revolución, no un botellón". Son horas de política: el Sistema siempre ha intentado que se confunda el debate político con el debate partidista que, aburrido como pocos temas, espantaba a los ciudadanos a la hora de reflexionar sobre aspectos vitales (que fueron, son y serán, temas políticos en sentido amplio). Han estado a punto de lograr dejarnos dormidos con sus soporíferos debates, pero nos hemos despertado en el último momento. Este país piensa; mucho y bien.
La estrategia de 'lavado cerebral global' no 'cuela'.
 
"El que vale trasnochar (organizando una ciudad), vale para trabajar", que diría mi padre

Desconocidos absolutos, organizados en infinidad de comités interrelacionados, se sientan en círculo, escuchan, respetan, crean e innovan. En el Comité de Legal no hay abogados que hayan estudiado "Derecho de la revolución pacífica del pueblo", tampoco en el Comité de Comunicación obtuvo nadie matrícula de honor en "Teoría y práctica de la comunicación de actos revolucionarios", pero se está conformando sobre la marcha una forma solidaria de aunar esfuerzos e ideas. Cada una de las personas que trabaja en la organización de un movimiento que impresiona al mundo está orgullosa y feliz de hacerlo: ahí reside el secreto.
El oso y el madroño, testigos de excepción.
Ayer por la noche, asombrado viendo la capacidad de organización, gestión, debate e iniciativa de las personas que confeccionaban cada comité, solo podía pensar una cosa: ¿y esta juventud, capaz de crear y gestionar perfectamente una ciudad solidaria y democrática, no tiene hueco en un mundo laboral anacrónico? Han creado un tapón que no solo impide a los jóvenes acceder al mundo laboral, si no que, además, tampoco permite llegar sus ideas. Dejen paso, señores.
La cultura, símbolo de la acampada.
Hoy viernes, la concentración suma y sigue. Si aún no has ido a Sol, desde aquí solo te puedo decir una cosa: las experiencias vitales únicas e inexplicables desde fuera no deberías dejar la oportunidad de vivirlas.
Cantando a la revolución.
 Ah, por cierto: ¿qué pensará Carlos III de todo esto?

Caminante, son tus huellas
el camino y nada más;
caminante, no hay camino,
se hace camino al andar.
Antonio Machado.

19 may. 2011

Nobody expects the #spanishrevolution (día II)

Dos días y ya están nerviosos. Debo reconocer que me ha provocado un ligero orgasmo escuchar a Federico Jiménez Losantos hablando de la acampada de Sol: lo he notado bastante indignado; curiosidades de la vida. Radicales aparte, medios conservadores y políticos, parecen no haber encajado nada bien la manifestación física de un sentimiento que comparte gran parte del país.
Con gran ironía, un ciudadano manifiesta su disconformidad.
 Como decía ayer (y respondiendo también a la cómoda justificación de "esto tenía que haber surgido mucho antes"), la campaña electoral es el mejor momento para lograr captar un poco de atención. Por primera vez, un movimiento político no planificado (tampoco hacía falta revolotear mucho más de diez minutos por internet antes del domingo para saber que algo así podría llegar a ocurrir) aparece antes de las elecciones. ¿Cómo responder a un mensaje tan intenso y específico? No son capaces, ellos siguen con sus mítines. Todos sabemos que nunca se les dió bien improvisar.
La estación de Cercanías de Sol se convirtió en un mural de 'indignación'.
Las prohibiciones se las llevó la tormenta
El Sistema se sacó un as de la manga a media tarde: la Junta Electoral de Madrid prohibía la concentración del miércoles a las 20h00. "La petición de voto responsable a la que se hace referencia en la solicitud, puede afectar a la campaña electoral y a la libertad de los ciudadanos en su derecho a voto", argumentaba el presidente de la Junta, que hizo uso de la competencia que le autoriza a emitir la opinión colectiva en casos urgentes sin reunir a toda la Junta. "Esa explicación tiene el mismo sentido que si yo digo que la campaña electoral afecta a mi derecho a la abstención", comentaba un oyente de la Cadena SER.
La Puerta de Sol es, estos días, del pueblo.
No aprenden. Al igual que el violento desalojo de la madrugada del lunes provocó la gran concentración del martes; esta estratagema del miedo (¡No tenemos miedo! es, recuerden queridos burócratas, uno de los lemas principales del movimiento) hizo que Sol acogiera a más ciudadanos que el día anterior. Cuando en el reloj de la Puerta del Sol sonaron las campanadas que marcaban las ocho de la tarde, la plaza rompió en un ensordecedor aplauso. Inmediatamente después, uno de los cánticos que mejor está reflejando el espíritu del movimiento atronaba en el corazón de España: ¡Oé, oé, oé,.. lo llaman democracia y no lo es!
Con lo que se había 'currado' la pancarta, ¿se lo iba a impedir la Junta Electoral de Madrid?
Como se podía suponer a pocos días de las elecciones, el político que debía dar la orden al oficial al mando  de la operación evitó que el mundo entero viera un espectáculo impensable. Así, con la seguridad de la ausencia policial, miles de personas mostraron un día más sus reivindicaciones. La heterogeneización de los asistentes es cada día mayor, pero sigue siendo fundamental la participación de todos los perfiles demográficos. En uno de los discursos, se habló de la gran manifestación que podría recorrer las ciudades y pueblos del país este próximo sábado: "saldremos a la calle, son ellos los que tienen que reflexionar ese día". La plaza rugió.
La Puerta del Sol, antes de que comenzara a llover.
Pasadas las diez de la noche, y aún con la Puerta del Sol abarrotada, comenzó una lluvia que no cesaría en toda la madrugada. Los vagos, comenzaron a organizar una infraestructura de jaimas bajo las cuales pudieron pasar la noche los acampados. A la vez, altavoz en mano, se informaba a los presentes de la repercusión de la acampada: escuchar "estamos siendo noticia en cadenas internacionales", o "mañana hay concentraciones convocadas en solidaridad con Sol en Amsterdam, Roma y Quito", provocaba el júbilo en los cuerpos cansados. Mientras, en los distintos comités, se seguía trabajando para concretar el proyecto. Sí, porque esos que llevan años sin ideas piden, veinticuatro horas después de la primera concentración, algo parecido a un programa electoral completo.
Los acampados preparan, bajo la lluvia, la 'república de Sol'.
A la espera de ser ratificado en las asambleas abiertas a todos (donde la dificultad organizativa que ello conlleva, se suple con ilusión y civismo), se va conformando un programa de propuestas, en las que también se invita a participar a todo aquel que quiera. Pero este fenómeno poliédrico de consecuencias impredecible, tiene más aristas: las comunicaciones internacioneles a través de #takethesquare en Twitter, la creación de un Comité de Arte en Sol, la agrupación de las fotos del movimiento en Flickr son, entre otras, algunas de las propuestas que van surgiendo en la corta pero intensa existencia de un movimiento que crece día a día.

El futuro es una caja vacía en la que metes todas tus ilusiones.
Tiziano Terzani

18 may. 2011

Sol en la oscuridad (día I)

Ya está. La generación más preparada de la historia de España por fin ha logrado desperezarse y hacerse oír, mostrando al país (y al mundo) unas exigencias que cualquier persona humilde, honrada y humana comparte. Y se ha hecho con inteligencia, en el único momento en el que el sistema político mira -un poco, sin excesos- más allá de su ombligo: la campaña electoral.
Manos arriba ante el "atraco" al que nos están sometiendo.
Pero, sobre todo, se ha hecho con espontaneidad: la concentración convocada en la misma mañana del martes corrió como la pólvora (ya prendida, con el violento desalojo policial del campamento de Sol) por las redes sociales y, una vez ya ubicados en la Tahrir española, solo hubo que preguntar en asamblea: ¿Nos vamos o nos quedamos? Así, centenares de personas, impulsadas por el orgullo colectivo de lo logrado y por el primer atisbo de optimismo visible en años, decidieron permanecer en el que es ya el icono de la revolución española -como la definen los medios internacionales-: Sol.
Si no te consigue estimular luchar por ti, al menos hazlo por tus hijos.
La sociedad quiere una política real, no la democracia entendida como gastarse un presupuesto millonario en publicidad electoral (paradójicamente, sin contenido político alguno) inundando las calles de toda España merced al dinero logrado, entre otros, a través de corruptelas intolerables. Quiere frenar la estrategia neocapitalista de crear una crisis global que solucionarán posteriormente con recortes en el Estado de Bienestar que tanto costó lograr en la segunda mitad del s.XX. Quiere unos medios de comunicación que trabajen al servicio del interés público, reforzando unos derechos intocables, en lugar del infoentretenimiento que adormece conciencias. La sociedad quiere esto, y no lo tiene -ni se atisba-: por eso está indignada.
Telemadrid, claro ejemplo de la indignación ciudadana.
Y lo quiere, con propuestas. Y las tiene. Porque los dueños del sistema se equivocan en un paradigma básico: la gente no es tonta. Esta generación ha estudiado, ha leído, ha viajado, conoce su Historia. Y tiene su herramienta de difusión y contacto: ha crecido con internet, que es quien les permitirá crear, independiente y democráticamente. Stéphane Hessel finaliza su ¡Indignaos! con la clave: "Crear es resistir. Resistir es crear".
¿Necesitamos tanto consumismo o nos lo hacen necesitar?
La democracia 2.0 ya está aquí (mi arriesgada apuesta: en las elecciones generales de 2012 ya habrá, al menos, un "diputado 2.0"). En un mundo en el que todo se transforma a una velocidad vertiginosa, la sociedad ha despertado y tiene un objetivo. Y para lograrlo, dispone de iconos básicos. Existe un texto escrito que es una referencia a nivel europeo (¡Indignaos!); existe un lugar físico impecablemente pensado como símbolo (la Puerta del Sol); existen medios de comunicación creados por y para indignados (periodismohumano.com, por citar uno de los más relevantes); existen intelectuales progresistas que ya han comprendido el poder de las redes sociales (el lunes, por ejemplo, Carlos Carnicero hizo un maravilloso discurso al respecto); y existe, principalmente, un sentimiendo de solidaridad del que los españoles siempre hemos hecho gala, y que ahora debe surgir con más fuerza que nunca: ésta es la revolución de todxs y para todxs.
Asamblea, a las cuatro de la madrugada, en Sol.

"Esto es solo el principio"

Tras la multitudinaria concentración vespertina, ya con la luna llena alumbrando, la acampada de Sol se convirtió en una gran asamblea democrática. Sentados sobre una extensa alfombra de cartones, algunos narraban en reducidos círculos sus dramáticas experiencias laborales, mientras en otros grupos se formaban debates más que interesantes sobre pasado, presente y futuro. Por otra parte, organizados con una coordinación impropia de la espontaneidad, centenares de jóvenes se iban dividiendo en comisiones, para buscar la máxima eficiencia en las acciones (encargados de la alimentación, las infraestructuras, la comunicación o la acción, entre otras). Así, tras el trabajo de cada ministerio, los portavoces exponían sus avances y sometían a votación asamblearia las decisiones a tomar en un futuro que, ahora sí, avanza rápido.
"Crear es resisitr. Resistir es crear."
Con el civismo como bandera, buscando mostrar la verdadera cara de una generación que se lo empieza a creer, no cabían en la plaza ni violencia (siquiera respondiendo a hipotéticas provocaciones policiales) ni botellón. Se estaba escribiendo la Historia. Así es más fácil conciliar el sueño.
Durmiendo en Sol, tras una dura e histórica jornada.
Pero el Movimiento 15-M no ha hecho más que arrancar. De momento, a las 20h00, todos los días, España entera deberá tomar pacíficamente las plazas de unas ciudades que son nuestras. 

Cuando el pueblo se rebela no sabemos cómo podrá volver a la calma, y cuando está tranquilo no comprendemos cómo pueden sobrevenir las revoluciones.
Jean de la Bruyère


Actualización 24/01/2012: añado al post, escrito durante la mañana siguiente, un vídeo en el que se puede ver el ambiente de aquella noche. El autor no podía ser otro que el referente periodístico del 15M, Juan Luis Sánchez (@juanlusanchez).


16 may. 2011

¿Cuánto cuesta (mediáticamente) un Ayuntamiento de unos 200.000 habitantes?

Son semanas de campaña. Y, aunque el PP quiera llevar el debate al ámbito nacional (estoy seguro de que, si les conviniera electoralmente, el PSOE también lo haría), se deciden gobiernos que gestionarán -en un momento tan crítico- importantes aspectos de la vida de todos los ciudadanos. Se elegirán parlamentos autonómicos que tienen competencias en aspectos tan básicos como la sanidad, la educación o las políticas activas de empleo; pero también tendremos 'representantes' para los Ayuntamientos (desparecidos en las agendas de los partidos durante tres años y once meses en cada legislatura) que, entre otras, tienen competencias en temas tan delicados (y lucrativos -para ellos, se entiende-) como, por ejemplo, el urbanismo.

Y es aquí donde surge mi pregunta. Muy lejos de los grandes titulares y del debate público, ¿cuánto cuesta 'conquistar' la información de un municipio? ¿Es 'rentable'? Se entiende que hay municipios pequeños, en los que las siglas apenas tienen valor para los lugareños, que apuestan por la persona que hay al frente, dado el caracter más próximo de sus resultados políticos. Pero también hay -centrándonos en la Comunidad de Madrid- municipios con alrededor de 200.000 habitantes, lo que supone consistorios con más población que cualquier concejo (a excepción de Madrid y Valladolid) de la zona central de España. Ayuntamientos que gestionan presupuestos millonarios.


Pero (casi) nadie se preocupa por la política diaria de su municipio. Así, ¿cómo recibe el ciudadano las acciones gubernamentales que se ejercen en su ámbito más cercano? Cogiendo el ejemplo de una de estas ciudades con unos 200.000 habitantes, se podría decir que la mayor parte de esta información se recibe a través de un modesto y gratuito periódico que, semanalmente, los ciudadanos encuentran en el buzón de su casa, en la sala de espera del médico o en el asiento del autobús. Y es precisamente en los pocos minutos que el vecino dedica a ojearlo cuando conoce cuál es la acción política de su consistorio. Así, semana tras semana -o cuando 'toque'- el futuro votante irá interiorizándolo. Pero, en plena crisis económica (esta prensa gratuita se mantiene merced a una publicidad que cada vez es más difícil de conseguir por parte de sus comerciales), ¿no habrá tenido algún partido político -normalmente, en el poder- la tentación de 'ayudar' aportando notas de prensa camufladas como información (con el lamentable consentimiento del rotativo) a la confección de un medio en el que -según su staff- un director, un redactor, un comercial y un maquetador deben sacar adelante el periódico? Lamentablemente, creo que sí (con . Lo cual lo convierte en un producto propagandístico carente de información objetiva muy efectivo electoralmente cada cuatro años.

Así, los políticos de nuestro país que, en su amplia mayoría, se llenan la boca con la palabra democracia cuando realmente lo único que ven en ella es la reelección cada cuatro años (anacrónico, en una sociedad que vive en la máxima inmediatez), lo tienen demasiado fácil.

La democracia ha surgido de la idea de que si los hombres son iguales en cualquier respecto, lo son en todos.
Aristóteles